25/3/10

José Larralde



AMIGO/A


Alcánzame la copa de tu pena
que yo quiero mirar su fondo oscuro
no la bebas de golpe te lo pido
saboréala despacio y sin apuro.


Si te embriagas de rabia o de amargura
y te pesan los párpados de dudas
allí mismo en el fondo de tu pena
hallarás mi comprensión desnuda
y en la mano caliente que te brindo
no estará la recíproca esperando
pero sí mi corazón abierto
junto al tuyo con ansias palpitando.


No desmayes, y alcánzame tu copa
a esa pena le faltan muchas cosas
la madura respuesta que da el tiempo
y la fuerza de lucha bondadosa.


Con un poco de amor serás muy fuerte
y si ese amor suplanta lo imposible
vencerás con el tiempo toda suerte
y serás en la lucha lo invencible.


No mendigues jamás calor ni abrigo
que la lástima no llegue hasta tu puerta
el afecto prestado es el castigo
que la vida por fácil siempre oferta.


Así ha de ser desde que el mundo es mundo
desde que Dios te regalo existencia
no la aproveches para ahogarte en ella
ni la derroches buscando experiencia .


Y recuerda...
que con un poco de amor serás muy fuerte
y si ese amor suplanta lo imposible
vencerás con el tiempo toda suerte
y serás en la lucha... lo invencible.






GRITO CHANGA



Me ofrecieron conchalbo

para ir tirando, para ir tirando,

el trabajo anda escaso,

la paga estrecha

y el lomo es ancho.

Porque tengo a mis hijos

que a puro brazo los estoy criando

me prendo a cualquier cosa,

el hambre es mucho y el pan escaso.

Clavo el hacha en el arbol

saco los yuyos, armo el andamio,

no tengo oficio fijo,

de muy chiquito, vivi cinchando

Hoy no tengo derecho

ni pa embromarme dentro del salario

El patron ya me dijo

que si me enfermo no se hace cargo.

La pucha! que valgo poco

si no alcanza ni pa' cigarro

y el güeso que llevo a casa

dentro del pecho me esta golpeando

Si me agarra la rabia

y pego el grito, me estoy pensando,

que mis pobres cachorros

no tienen culpa pa' darles cargo.

Que venga el sabio y diga

si mi trabajo no vale de algo

Que el sabio me conteste

si pa' tranquiarla no soy un galgo

Si el sabe todo eso

sabe de sobra que es poco el pago

Por saber tantas cosas,

hacen que el pobre reviente de asco.




AUNQUE NO ESTE


Si tu miras el cielo y lo ves,

si tu buscas el arbol y está,

si en las noches estrelladas

brilla tu mirar,

es seguro que en tus labios

mi beso hallarás.

Si tu cuerpo en la helada tembló

y a los rayos del sol se entibió,

si madura en tus sienes

ideal de bien,

me verás a tu lado

aunque yo no esté.

Donde el pájaro canta, estoy yo,

donde el viento castiga, también,

con la tierra, con la lluvia,

con la inmensidad,

y en el grito y el silencio

siempre me verás.

Aunque el tiempo lastime mi andar

y mis pasos se queden atrás,

con la vista al horizonte

siempre me verás,

y en las alas de mis sueños

también volarás.

Si tu sientes el pecho latir,

si tus ojos se saben nublar,

si preguntas y el silencio

te dice, no está,

en el fondo de tu llanto

mi rostro verás.

Donde el pajaro canta, estoy yo,

donde el viento castiga, también,

con la tierra, con la lluvia,

con la inmensidad,

y en el grito y el silencio

siempre me hallarás.





PLEGARIA



Cuanta ternura y esperanza

encierra Navidad tu canto

cuanta dulzura de infinito

derramada sobre la timidez del alma

esencia de pureza fresca

que regala el amor sin limite de tiempo

palabras que hablan de cielos

con estrellas de soles nubes, de silencio.

Oh, dame Virgen mia

el valor para elevar mi rezo

soy pájaro de sangre

que se cuaja de amor bajo tu velo santo

hoy que contemplo la ilusión desnuda

la imagen blanca de tu imagen pura

siento la limpida mirada tuya

como un consuelo para mi amargura.

Oh, Virgencita, tu que quieres siempre

tu que perdonas con amor de madre

dame la gracia de encontrar en vida

lo que la vida se empeña en negarme.

Cuando miro el rostro del que va perdiendo

por pecar de pobre derecho de padre.

Virgencita gaucha! Dame tu consuelo

tengo de pobreza los bolsillos llenos

los bolsillos llenos tengo de pobreza

y no hay pan en casa. Navidad en tristeza.

No dejes que muera la ilusión de niño

que tengo en el alma llena de cariño

de guri soñaba en la Nochebuena

y hoy lloro pensando que solo trae penas.

Perdoname madre, perdoname madre

pero yo no aguanto canillitas flacas

pancitas chiflando; si miras abajo

ay! si miras abajo iras observando

cuántos gurisitos caminan descalzos,

ellos no comprenden, ni odian ni rezan

pero sufren mucho... quitame esta pena...

Ellos son hermanos, su sangre en mis venas

piensa que los hijos de la Nochebuena

no dejes que muera la ilusión de niño

que tengo en el alma llena de cariño.




PERMISO


Permiso, dije al dentrar,

y ya el permiso me lo han dao,

Respeto al que me ha invitao,

y agradezco su amistad.

Y aura que voy a cantar,

ya que el turno me ha tocao,

quiero dejar aclarao,

pa' que no hayan resquemores:

mis versos son mis dolores,

en seis cuerdas enredaos.

Nunca canto por cantar,

porque mi canto es sagrao,

soy bruto como un arao,

cuando digo una verdad.

Naide se crea capaz,

de hacer callar mi garganta,

soy un sureño que canta,

y aunque no soy el mejor,

en la mano tengo flor,

el truco, ni me, hace falta.

Dicen que soy mal hablao,

porque miro y no me callo,

busco respuesta, no la hallo,

díganme si estoy errao,

soy un perro abandonao,

tan solo por ser altivo.

Ser decente es mi castigo,

y de gritarlo me empacho,

he pecao por ser macho,

pero nunca por ladino.

Soy un pájaro que canta,

soy hijo del sentimiento,

juro que pa' lo que siento,

me está faltando garganta,

soy tigre que no se espanta,

ante la vida o la muerte.

Soy guasca, sobada dientes,

soy de la lanza la punta,

soy potro que no se junta,

con los domaos a palenque.

Sé que me han de decir,

que esto ya lo ha dicho alguno,

y que soy medio ovejuno,

y me acoplo en el sentir,

pero les quiero advertir,

que son muchos los que sienten,

y se callan de prudentes,

o por temor a la biaba,

y comen en las yierbadas,

churrascos de aguas calientes.

Atajen, atajadores,

soy rebenque deslonjao,

sólo el cabo me ha quedao,

sin tientos, ni pasadores.

No me meto entre las flores,

porque soy yuyo espinudo,

no me arrimo al cogotudo,

de sus favores me aparto,

de promesas ya estoy harto,

si es por él, vivo desnudo.

Y no les pido perdón,

porque es falsear en cumplido,

son verdades las que digo,

aguanten si son varones.

Me quedan muchos botones,

prendidos del tirador,

no son de plata, ni son,

de los que el oro los baña,

tampoco tienen lagaña,

son enjugaos a sudor.

He tranqueao muchos caminos,

buscando el menos pociao,

pero al fin he comprobao,

que el mío tiene un destino.

Soy demasiao argentino,

pa' que me vengan con cuentos,

mi Pampa la llevo adentro,

la llevaré hasta que muera,

seré orcón de una cumbrera,

de Patria y hombres contentos.




MI VIEJO MATE GALLETA



Mi viejo mate galleta

que pena me dio perderte

que mano troncho' tu suerte

tal vez la mano del tiempo

si hasta crei que eras eterno

nunca imagine tu muerte.



En tu pancita verdosa

cuantos paisajes mire'

cuantos versos hilvane'

mientras gozaba tu amargo

cuantas veces te hice largo

y vos sabias porque'.



En esos duros inviernos

cuando la escarcha blanqueaba

tu cuerpito calentaba

mis manos con su calor

pa' qu'el amigo cantor

se prendiera a la guitarra.



Y ahi no mas se arma la farra

vos y yo en un mano a mano

mate y guitarra en la sombra

mate y guitara en el claro

en leguas a la redonda

no hubo jaguel orejano.



Mi viejo amigo y hermano

que destino mas sotreta

nunca le di a la limeta

en vos encontre la calma

en este adios pongo mi alma ... ay

mi viejo mate galleta.





COSAS QUE PASAN



Nadie salió a despedirme

cuando me fui de la estancia

solamente el ovejero, un perro nomás,

Cosas que pasan.

El asunto, una zoncera,

un simple cambio de palabras,

y el olvido de un mocoso,

del que puedo ser su tata.

Y yo que no aguanto pulgas,

a pesar de mi ignorancia,

ya no mas pedí las cuentas,

sin importarme de nada.



No hubiera pasado esto,

si el padre no se marchara,

pero los patrones mueren,

y después los hijos mandan.

Y hasta parece mentira,

pero es cosa señalada,

que de una sangre pareja,

salga la cría cambiada.



Los treinta años al servicio,

pal’ mozo no fueron nada,

se olvido mil cosas buenas,

por una que salió mala.

Yo me había aquerenciao,

nunca conocí otra casa,

que apegado a las costumbres,

me hallaba en aquella estancia.



Sí hasta parece mentira,

mocoso sin sombra e’ barba

que de guricito andaba,

prendido de mis bombachas.

Por él, le quité a unos teros

dos pichoncitos, malaya!

Y otra vez, nunca había bajao un nido,

y por él gatié las ramas.



Cuando ya se hizo muchacho,

yo le amansé el malacara,

y se lo entregué de riendas,

pa’ que él solo lo enfrenara.

Tenía un lazo trenzao,

que gané en una domada,

pal’ santo se lo osequié,

ya que siempre lo admiraba.



Y la única vez que El patrón,

me pegó una levantada,

fue por cargarme las culpas,

que a él le hubieran sido caras.

Zonceras, cosas del campo,

la tranquera mal cerrada,

y el terneraje e’ plantel,

que se sale de las casas.

Y eso, pal’ finao patrón,

Era cosa delicada.



Y bueno, pa’ que acordarme

de una época pasada,

me dije pa’ mis adentros,

todo eso no vale nada.



Sin mirarnos, arreglamos,

metí en el cinto la plata,

le estiré pa’ despedirme mi mano,

Pa’ que apretara,

y me la dejó tendida,

cosa que yo no esperaba.

Porque ese mozo no sabe,

si un día ha de hacerle falta...



Tranqueando me fui hasta el catre,

alcé un atado que dejara,

y me rumbié pal’ palenque,

echándome atrás el ala.

Ensillé, gané el camino,

pegué la ultima mirada

al monte, al galpón, los bretes,

el molino, las aguadas,



De arriba abrí la tranquera,

eche el pañuelo a la espalda,

por costumbre, prendí un negro,

talonié mi moro Pampa,

y ya me largué al galope,

chiflando como si nada.



Nadie salió a despedirme

Cuando me fui de la estancia,

Solamente el ovejero, un perro nomás,

Cosas que pasan.