10/3/10

Rubén Sada




RECITANDO POR UN SUEÑO ECOLÓGICO




Hoy los poetas recitamos por un sueño:

¡Salvar al mundo de la devastación!

El esfuerzo que hagamos es pequeño

pero si te unes, seremos un montón.



El clima hunde el litoral ribereño,

plantar más árboles es una solución.

Que no se anegue la costa del isleño,

por el desborde y por la inundación.



Recita, poeta, recita por un sueño...

¡Tu poesía es la mejor opción!...

para dar a conocer con mucho empeño

que nuestras selvas requieren protección.



Proteger el agua pura es desempeño,

también cuidarla de la contaminación.

Preservar el aire limpio con ingenio

evita males de la respiración.



La Tierra no resiste otro milenio,

si a este tema no le damos atención.

Tal vez haya que cambiar pronto el diseño

de este sistema de la autodestrucción.



Recita, poeta, recita por un sueño,

nuestro planeta necesita protección.

Hagamos juntos con la Tierra este convenio:

Ella nos da vida, y nosotros: ¡Amor!




ENEMIGOS DEL TRABAJADOR




Bendito sea el trabajo, el que se hace a destajo,

y los que trabajan con las manos honradas.

Maldito sea el ladrón que a un obrero mata,

para robarle un celular, o algo de plata.



Bendito sea el jornal del que duro trabaja,

Y el pan que manos limpias laborando amasan.

Maldito sea el pan que comen los que asaltan

y que se les pudra en la boca y en su panza.



Bendita sea la mano sucia del trabajo limpio,

y malditas las manos limpias del trabajo sucio.

Malditos sean los enemigos del trabajo,

viles homicidas que se arrastran bajo.



Malditos enemigos del honesto trabajador,

ni se acerquen a él para contagiarles su hedor.

Ladrones inmundos, bestias desaforadas,

chorros, asesinos, nuestra verdadera amenaza.



Ustedes pretenden derechos humanos,

pero ejecutan de un tiro a sus hermanos.

Me dan asco, oh, descendientes de Caín.

Pido a Dios que se les venga pronto el fin.



Benditos sean los amigos de la paz y el trabajo,

que en vez de prontuario exhiben un legajo.

Y malditos los delincuentes que ponen balas,

desatando una violenta guerra en la que nadie gana.



El mundo no existiría sin el que trabaja.

Pero un asesino por diez pesos lo mata.

Los trabajadores son víctimas de la violencia urbana,

y así se incrementa en las calles la batalla.



Mis felicitaciones a todo el que trabaja.

Y mi condena al que roba a mano armada.

Mis respetos para el que construye la patria

y mi repudio total al que de destruirla trata.




AMIGO MÍO, TE NECESITO

Amigo mío, no sabes cuanto necesito


que en este día estés al lado mío.

Que transites la calzada que transito.

Que me aclares el camino sombrío.



Tus palabras no se escriben en la arena,

sino, en rocas indelebles se han escrito.

Tus pláticas son siempre tan amenas:

¡Ni te imaginas lo que yo las necesito!



Amigo mío, tu consejo es exquisito,

como una dulce melodía a mis oídos.

En temas del corazón, como erudito,

aciertas hasta el total de mis latidos.



Amigo mío, sabes que te necesito

pues eres curación para mis penas.

Solo tenerte y que comprendas mi grito,

será una cicatriz para mis venas.



Y en este día te agradezco el rinconcito

que me has guardado entre tantos amigos.

¡Qué feliz me hace ésto, y qué bendito

soy al tenerte aquí conmigo!





LLORO PORQUE SOY HOMBRE



A veces lloro porque soy hombre

y aunque estoy contigo frente al horizonte

ni mis labios me permiten que te nombre

y ni mis manos me permiten que te toque.



Lloro porque amo sin ser amado,

como deseo revivir nuestro pasado,

me hiere la confianza que se ha quebrado,

yo te di mi vida y te la has llevado.



Lloro pues mi universo se ahoga,

mi vida se hunde, solo lágrimas flotan,

mi mente se desangra, mi alma está rota,

es mal de amores, el corazón me explota.



El día se me alarga, la vida se me acorta,

la noche se hace eterna, la existencia se corta,

intento acariciarte escuchando una trova,

pero hasta la música que escucho me perfora.



Lloro porque el espejo sin piedad me acusa,

y mi musa se ha convertido en una bruja,

y hasta la luz se me transforma en penumbra,

y el celeste del cielo se me nubla.



Tengo miedo de no ser necesitado,

tengo miedo de ser reemplazado.

Cómo voy a sembrar en un campo desolado?

Cómo hacer que me ames si todo has olvidado?



Lloro porque soy hombre, y qué?





LA LUCHA INTERIOR



Dos seres viven en mí

dos seres muy contrapuestos,

los dos luchan entre sí

por lo que creen que es correcto.



Uno hace lo que deseo,

el otro se abstiene de hacerlo,

los dos luchan entre ellos

por quedarse con mi alma y cuerpo.



A uno lo manda mi mente

y hace lo que le ordeno,

el otro rige a mi corazón

y reprime lo que siento.



Uno es hipócrita y falso

el otro es bastante sincero,

uno es agresivo y malo

el otro es pacífico y bueno.



Uno anda libremente

el otro es presa del miedo,

uno es blando como el pan

el otro tiene alma de acero.



Uno sabe adonde voy

el otro camina incierto,

el primero te habla de amor

el otro quiere tu cuerpo.



Uno llora en tu regazo

el otro te escribe versos,

uno siempre te lastima

el otro será tu remedio.



Uno es amigo del mal,

el otro es buen consejero.

Dime a cual de ellos quieres

porque ni yo mismo lo entiendo.



Es una lucha interior

por hacer lo que es correcto,

los dos luchan entre ellos

por quedarse con mi alma y cuerpo.



A ninguno puedo echar,

los dos viven en mi adentro.

Los dos luchan entre ellos,

los dos luchan y yo, en el medio.




YA ME VOY



Ya me voy, mi amor, pues ya estoy listo

a combatir con valor en esta guerra,

a enfrentarme a lo que más me aterra,

y encontrar la razón de por qué existo.



Resistiré a una jauría de hienas

que se ríen mientras derraman sangre.

No tengo miedo de calmar su hambre

si el resultado es la bandera enhiesta.



Estoy listo, mi amor, ya me estoy yendo

para salir cual gladiador a este combate,

debo estar medio loco de remate,

pues no sé para qué lo estoy haciendo.



Y pelearé esta guerra que es un fraude,

mas, no sé si volveré al caer la tarde.

Si llego a quedar muerto en el combate

deseo, entierres con gloria mi cadáver.



Ya estoy listo para salir a esa selva

de leones de zarpazos poco amables,

que no vacilan ni entre ellos devorarse,

una selva de cemento y de metales.



Es una selva de fieras muertas de hambre,

y yo un pigmeo en el país de los gigantes.

Mas, estoy listo, me voy, saldré a la calle:

Ya me voy a trabajar. Llevo el coraje.



LA MUERTE NO ME DIVIERTE



A mi no me divierte la muerte,

y prefiero el estudio y los saberes,

o algo de humor que mi alegría despierte,

mas no me inquieta ver como otro muere.



Hallo deleite en admirar atardeceres,

o todo lo que a mi alma desconcierte.

Soy feliz cumpliendo mis deberes,

y allí mi corazón, cariño vierte.



Pero a mí, a mí la muerte no me divierte,

ni ver como masacran a otros seres,

prefiero los deportes con buena o mala suerte,

o quedarme a hacer en casa otros quehaceres.



Me encanta escribir, jugar con caracteres,

en fiestas con poetas que unión concierten.

Les correspondo con poesía a las mujeres,

y amo la paz, pues el crimen me subvierte.



Prefiero música que es sana y no pervierte.

y no haré más ricos a los 'morbo-mercaderes.'

Ya me cansé de la violencia del más fuerte.

Me deleito en la amistad y en los placeres.



Y por favor, no me digas: "No exageres,

porque el 'ver', en 'actuar' no se convierte."

Todo el veneno que entra en esas mentes,

va transformando a la gente en dementes.



Quiero recreos que a mi humor no alteren,

pues no festejo cuando la sangre vierten.

Gozo la vida. Allá tu, si no es lo que prefieres,

pues la muerte... a mi no me divierte.




LA CARRERA LOCA DE LA VIDA



Qué vana, que ridícula corrida

la carrera loca de la vida;

todo es bello, ordenado y pulcro

mientras más nos acercamos al sepulcro.



Tanto apuro, que adelanto por nada

para salir del estado “salvaje”,

y descuidando las cosas valoradas

llegar sin nada al final del viaje.



Mientras se agota nuestra fuerza vital

¿adonde vamos con este magno impulso?

Ni siquiera hemos pisado el umbral

y ya nos deja de latir el pulso.



“Vanidad” fueron palabras del sabio

suplicando propósito en la vida,

midamos lo que sale de nuestros labios

a medida que apresuramos la corrida.



Tal vez sería mejor pausar un poco

en la carrera loca de la vida,

antes de terminar volviéndonos locos

sin disfrutar de las cosas simples y lindas.



Bajar un cambio es el mejor consejo

para no aproximarnos al fracaso,

ir más rápido no significa llegar mas lejos

pero tampoco hay que aflojar el paso.




COLORES DE MI TIERRA



De chico me dijeron que mi patria

tiene gradación celeste y blanca:

Celeste como lo es el libre cielo.

Blanca, cual glaciar de la montaña.



Pero estos dos colores los borraron,

torciendo la historia en forma franca.

El celeste y blanco se olvidaron:

los colores de mi tierra amada.



Hoy mi tierra es de tonalidad áurea,

como el oro que se roba en las montañas.

Hoy mi tierra es de tonalidad negra,

como las conciencias que son compradas.



Hoy mi tierra no es tan verde como antes,

por la avaricia que los bosques tala.

¡Qué pena que hoy mi cielo no es celeste,

y sea gris, como el plomo de una bala!



Nos vendieron espejitos de colores,

y mi gente está ahora hipotecada.

Es mentira el desarrollo sustentable,

si se cambia en rapiña organizada.



¿Se olvidaron del prócer que murió,

del que dio su vida por la patria,

luchando con valor e hidalguía,

para del Imperio emanciparla?



Me cantaron "sean eternos los laureles,"

pero el verde marchito ya se opaca.

No existe honradez en los gobiernos,

cuando el dólar es el verde que manda.



El régimen corrupto actual se vende,

mientras nuestro oro, al Norte se regala.

¡No envenenen glaciares y montañas!

¡Basta ya, de saqueos antipatrias!



Mi nación, no será libre y celeste,

si al gran Imperio sigue subyugada.

Mi tierra no será nunca más blanca...

...si "libertad" es solo una palabra.