13/12/14

Descanso

Con ternura, con paz, con inocencia,
Con una blanda tristeza o el cansancio
Que viene a ser un perro fiel que acariciamos,
Estoy sentado en mi sillón y soy feliz,
Y soy feliz
Porque no siento la necesidad de pensar algo preciso.

Con una fatiga que no es un desengaño,
Con un gozo que no alienta esperanzas,
Estoy en mi sillón, y estoy
En algo que quizás sólo es amor.

Sé que floto
Y nada me parece sin embargo indiferente;
Sé que nada me alegra ni me duele
Y que sin embargo todo me enternece;
Sé que eso es el amor,
O que quizá solamente es un dulce cansancio;
Sé que soy feliz
Porque no siento la necesidad de pensar algo preciso.

Autor: Gabriel Celaya