24/7/15

La niña y el viento

 
 
La niña de lentos pasos
y de largos silencios,
tiene un romance,
se ha enamorado del solitario viento.

Su pelo sujeta y adorna con flores,
de gran variedad y diversos colores,
porque sabe que el viento,
con suavidad despeinara
y aspirara sus olores.

La niña con mil sueños diversos,
habla a cada momento, con el solitario,
con el invisible viento.

La niña de lentos pasos, mirada tierna
y largos silencios, se pierde sola en el bosque,
mientras en derredor suyo,
la cuida, la acaricia, la envuelve,
le susurra te quiero,
el enamorado viento.
 
Autor: Gabriel Dávila Morales