18/11/15

ReltiH … Poeta Colombia

 
ALIMENTO LUJURIOSO
 
Irrigaré tu cuerpo
con lujuria de mis besos,
despacio, despacito...
con la cadencia 
de respiros perezosos,
rastreándote 
entre líneas vertebrales,
entre curvas
de rectos desbocamientos
y apetitos de erectos cimientos.
Tu pan, ¡¡está ahí!!
Mi comida sagrada,
alimento del averno de mi sexo,
sustancia que envenena el alma
y purifica los gemidos 
de mi aliento.
Copyright © 2009 Derechos Reservados
 
 Ella y Él
 
Ella es chiquita
Y tiene de corona
un collar de cabellos
amarillentos;
apretado entre la soledad
y la tristeza.
 
Él, despacioso,
lleva barro en sus pies
y en su cabeza
cuelga la desgracia
de no tener mañanas
soleadas.
 
Ella tiene ojos
de mirada húmeda,
donde brilla
el vuelo del llorar.
Él, no sabe de miradas
de esperanzas
y llora cada vez
que no puede volar.
 
Ella pasea en su barcaza
de añoranzas
rastreando indicios
de desilusión.
Y él espera en la orilla
de los sueños
añorando ilusiones escritas
en un barquito de papel.
 
¡Da tanto amor
sentirlos aquí,
de la mano...!
Sorteando las cascadas
del profundo silencio.
 
Son tan felices en su desdicha
no entendible de amor,
son tan desdichados
por no saber qué significa el amor,
son tan afortunados
por no saber qué significa el amor.
 
Benditos sean por no sentir
nada especial por el odio,
por reír mientras
no se sabe qué es sufrir,
por reír sin saber
que la felicidad existe,
por ser felices sin saberlo
y sin quererlo,
por ahogarse en la limosna
de la inocencia,
por sentir nada más,
que sentimientos verdaderos.
 
¡Cuánta envidia sienten
los pensamientos...!
Ella Alma y él Corazón.
Copyright © 2008 Derechos Reservados
 
DECISIÓN
 
No tenía una promesa,
no sabía qué prometer.
Y llegaste tú
con ese júbilo puro
en el pecho,
ofreciéndome amor.

Todo era tan endeble…
tan improbable,
y llegaste tú
con los brazos abiertos,
ofreciéndome regocijos de amor.
 
Todo era tan opaco,
todo era tan incierto,
y llegaste tú
con la claridad en los labios,
diciéndome amores.
 
Nunca quise hacer promesas,
nunca quise prometerte nada,
porque -pero- el amor
es una ofrenda sin olvidos.
Y yo, no encuentro escusas
para no ofrecerte
mi destino. 
Copyright © 2015 Derechos Reservados
 
Les dejo su Web: